domingo, 6 de abril de 2008

la humildad de un gigante

LA HUMILDAD DE UN GIGANTE…

Hace mucho tiempo, un sargento de un batallón insultaba y reprendía fuertemente a los soldados, que no podían sacar un vehículo atascado en el fango. En ese momento se presentó un señor de figura alta y delgada. Observó la situación y preguntó al sargento porque no ayudaba a los soldados. "Por qué he de hacerlo? Yo soy el sargento", contestó con altanería. Sin pérdida de tiempo, el hombre recién llegado, alto y flacucho, se quitó la chaqueta y se unió a los soldados en la dura faena de sacar el vehículo del lodazal en que estaba sumergido. Terminada la tarea, ese hombre se lavó las manos en un pozo de agua, se puso la chaqueta y dijo al sargento: "Cuando usted necesite de mi ayuda, ruegole llamarme, que con mucho gusto le ayudaría. -Y quien es usted? - le preguntó el sargento: "-Yo soy Abraham Lincoln, Presidente de la Nación."

SIGNIFICADO
Existen esos hombres que, con sus acciones, aun ostentando una posición cimera, no dudan en servir a los de más baja posición, sin necesariamente tener que humillarlos con ello. Más bien llevan un mensaje de grandeza, porque el hombre se eleva más precisamente cuando está de rodillas.

sábado, 5 de abril de 2008

DEJALO SER


Perdona a los demás y Déjalos ser

Las personas se la pasan la mayor parte de su vida sintiendose ofendidas por lo que alguien les hizo...
La sorprendente revelación que te voy a hacer, va a cambiar tu vida…
¡Nadie te ha ofendido!

Son tus expectativas de lo que esperabas de esas personas, las que te hieren.
Y las expectativas tu las creas con tus pensamientos. No son reales. Son imaginarias.
Si tu esperabas que tus padres te dieran más amor, y no te lo dieron, no tienes porqué sentirte ofendido. Son tus expectativas de lo que un padre ideal debió hacer contigo, las que fueron violadas. Y tus ideas son las que te lastiman.

Si esperabas que tu pareja reaccionara de tal y cual forma y no lo hizo…
Tu pareja no te ha hecho nada. Es la diferencia entra las atenciones que esperabas tuviera contigo y las que realmente tuvo, las que te hieren. Nuevamente, eso está en tu imaginación.

El hábito de sentirte ofendido por lo que te hacen otros (en realidad nadie te hace nada) desaparecerá cuando conozcas mejor la fuente de las “ofensas”.
Cuando nacemos, somos auténticos. Pero nuestra verdadera naturaleza, es suprimida y sustituida artificialmente por conceptos que nuestros padres, la sociedad y televisión nos enseñan.
Y crean una novela falsa de cómo deberían ser las cosas en todos los aspectos de tu vida y como deben de actuar los demás.

Una novela que no tiene nada que ver con la realidad.
También, las personas son creaturas de inventario. A lo largo de su vida, coleccionan experiencias: padres, amigos, parejas, etc. y las almacenan en su inventario interior.
Las experiencias negativas dejan una huella más profunda en nosotros que las positivas.

Y cuando una persona es maltratada por alguien, deja esa experiencia en su “inventario”. Cuando conoce a alguien, tiene miedo. Y trata de ver si la nueva persona repetirá las mismas actitudes que la que la hirió.

Saca una experiencia de su inventario negativo. Se pone los lentes de esa experiencia y ve a las nuevas personas y experiencias de su vida, con esos lentes.

¿Resultado? Se duplican los mismos problemas y las mismas experiencias negativas.

Y el inventario negativo sigue creciendo. En realidad lo que hace es que te estorba. No te deja ser feliz. Y a medida que se avanza en años, se es menos feliz. Es porque el inventario negativo aumenta año con año.

¿Has visto a las personas de edad avanzada y a los matrimonios con muchos años? Su inventario es tan grande, que parece que la negatividad es su vida. Una y otra vez sacan experiencias de su inventario negativo ante cualquier circunstancia.
Una de las mayores fuentes de ofensas, es la de tratar de imponer el punto de vista de una persona a otra y guiar su vida.

Cuando le dices lo que debe hacer y te dice “no”, creas resentimientos por partida doble. Primero, te sientes ofendido porque no hizo lo que querías. Segundo, la otra persona se ofende porque no la aceptaste como es.
Y es un círculo vicioso.

Todas las personas tienen el derecho divino de guiar su vida como les plazca. Aprenderán de sus errores por sí mismos.
Ni la naturaleza, ni tus padres, ni tus hijos, tus amigos o parejas te pertenecen. Es como el fulgor de las aguas o el aire. No los puedes comprar. No los puedes separar. No son tuyos. Solo los puedes disfrutar como parte de la naturaleza. El cauce de un río no lo puedes atrapar. Solo puedes meter las manos, sentir el correr de las aguas entre ellas, y dejarlo seguir.

Las personas son un río caudaloso. Cualquier intento de atraparlas te va a lastimar. Amalas, disfrútalas y déjalas ir.
Entonces ¿Cómo puedo perdonar?

1) Entiende que nadie te ha ofendido. Son tus ideas acerca de cómo deberían actuar las personas y Dios las que te hieren. Estas ideas son producto de una máscara social, que has aprendido desde tu infancia de forma inconsciente. Reconoce que la mayoría de las personas NUNCA van a cuadrar con esas ideas que tienes. Porque son ideas falsas.

2) Deja a las personas ser. Deja que guíen su vida como mejor les plazca. Es su responsabilidad. Dales consejos, pero permite que tomen sus decisiones. Es su derecho divino por nacimiento: el libre albedrío y la libertad.

3) Nadie te pertenece. Ni tus padres, amigos y parejas. Todos formamos parte del engranaje de la naturaleza. Deja fluir las cosas sin resistirte a ellas. Ama y deja ser.

4) Deja de pensar demasiado. Abrete a la posibilidad de nuevas experiencias. No utilices tu inventario. Abre los ojos y observa el fluir de la vida como es. Cuando limpias tu visión de lentes obscuros y te los quitas, el resultado es la limpieza de visión.

5) La perfección no existe. Ni el padre, amigo, pareja o Dios perfecto. Es un concepto creado por la mente humana que ha un nivel intelectual puedes comprender, pero en la realidad NO EXISTE. Porque es un concepto imaginario. Un bosque perfecto serían puros árboles, Sol rico, no bichos… ¿existe? No. Para un pez, el mar perfecto sería aquel donde no hay depredadores ¿existe? No. Solo a un nivel intelectual. En la realidad JAMAS VA A EXISTIR. Naturalmente, al pez solo le queda disfrutar de la realidad. Cualquier frustración de que el mar no es como quiere que sea no tiene sentido. Deja de resistirte a que las personas no son como quieres. Acepta a las personas como el pez acepta al mar y ámalas como son.

6) Intoxícate con la vida. La vida real es más hermosa y excitante que cualquier idea que tienes del mundo. Me complacerá decírtelo por experiencia.

7) Imagina a esa persona que te ofendió en el pasado. Imagínate que ambos están cómodamente sentados. Dile porqué te ofendió. Escucha su explicación amorosa de porque lo hizo. Y perdónala. Si un ser querido ya no está en este mundo, utiliza esta dinámica para decirle lo que quieres. Escucha su respuesta. Y dile adiós. Te dará una enorme paz.

8) A la luz del corto período de vida que tenemos, solo tenemos tiempo para vivir, disfrutar y ser felices. Nuestra compañera la muerte en cualquier momento, de forma imprevista, nos puede tomar entre sus brazos. Es superfluo gastar el tiempo en pensar en las ofensas de otros. No puedes darte ese lujo.

9) Es natural pasar por un periodo de duelo al perdonar, deja que tu herida sane. Descárgate con alguien para dejar fluir el dolor. Vuelve a leer este artículo las veces necesarias y deja que los conceptos empiecen a sembrar semillas de conciencia en tu interior. Aprende con honestidad los errores que cometiste, prométete que no lo volverás a hacer y regresa a vivir la vida.

Y como dirían los Beatles, Let it be!
Deja al mundo ser. Y déjate ser a ti también.
Colaboración de Edgar Martínez

viernes, 4 de abril de 2008

EL CAMBIO


T ú eres hoy la misma persona que eras ayer y sin embargo también eres más de lo que jamás has sido antes. Estás cambiando momento a momento, y aún así, en algún sentido, sigues siendo la persona que siempre has sido. Detente por un momento y considera cuán hermosa es esta paradoja. Te mueves constantemente por la vida, aprendiendo, creciendo, experimentando, transformándote, aunque todo el tiempo sigues siendo tú. Puedes aceptar el cambio sin abandonar los valores incuestionables y fundamentales que dan sólidos cimientos a tu existencia, al sentido de tu vida, a tu plenitud. Puedes mantenerte firme mientras sigues aprendiendo, adecuándote, aceptando y adaptándote. Parte fundamental de avanzar con éxito por la vida es tu capacidad de mantenerte firmemente, anclado a quien tú eres y a aquello que sabes que siempre será verdad. Y en parte, mantener ese fuerte sentido de identidad pasa por tu deseo de cambiar para mejor. Tú eres inconmovible y a la vez, flexible. Es una exquisita contradicción. Aprende a ver el valor que existe en aquellas cosas que no cambian, y también en aquellas que pueden modificarse para mejor. Ambas tienen su lugar, ambas tienen su valor, y ambas son tuyas para llevarte a vivir una vida con sentido y plenitud.
by;gladys

jueves, 3 de abril de 2008

miércoles, 2 de abril de 2008

A veces


A veces

A veces la vida te golpea fuerte, golpes secos y contundentes que te hacen despertar como de un ensueño, y ver la realidad dura y cruel que existe. Llenado tu corazón de melancolía y de tristeza.

A veces te sientes morir, sangrar, desfallecer, hasta querer estallar, no existir o simplemente querer desear estar en una isla desierta, sola, lejos de todo y de todos, lejos del mundo y sus afanes, lejos de los pendientes, de los deberías, de los (tengo que).

A veces dan ganas de mandar todo al carajo y querer vivir de manera medalaganaria, porque muchas veces por mas que te esfuerces, por mas que luchas y lo intentas, simplemente tus fuerzas fallan y te sientes una mierda.

A veces los colores dejan de existir y solo vez en blanco y negro
Algunos días, como hoy, en el cual el sentido deja de tener razón y la razón deja de tener sentido, la motivación se va de vacaciones por tiempo indefinido, y las buenas ideas hacen sus maletas y se van con ella.

A veces, quisieras detener el reloj y que el tiempo no pasara, que se quedara estático, impensable, sin segundos, ni minutos, ni horas, en este preciso momento en que nada ni nadie te importa, siquiera tu mismo, entonces te acuestas y al otro día todo vuelve a la normalidad, a la rutina, al día a día, al vivir contaste, al crecimiento insaciable, solo que a veces te detienes y te das cuenta que no tienes nadie a tu lado para compartirlo.

Entonces solo a veces se te escapa el alma por la ventana y la dejas volar, solitaria, vagando por la ciudad, mirando las luces y envolviéndose en tinieblas para que sus lágrimas no sean vistas y la claridad no pueda detener su llanto.